Freedom to choose / Libertad de elegir

Libertad de elegir

Viktor Frankl decía que la principal motivación de un individuo es encontrar un sentido a la vida. Incluso en las situaciones más dolorosas y deshumanizadoras, la vida tiene significado. Aunque no podemos evitar el sufrimiento, siempre tenemos la libertad de elegir cómo afrontarlo y seguir adelante.

«A un hombre se le puede arrebatar todo menos una cosa: la última de las libertades humanas: elegir su actitud ante cualquier circunstancia, elegir su propio camino».

Nuestra actitud

Wael al-Dahdouh es el jefe de la oficina de Al Jazeera en Gaza. Dahdouh estaba ayudando a retransmitir en directo imágenes del cielo nocturno en el territorio asediado cuando recibió la noticia de que sus familiares habían muerto. Toda su familia falleció debido a un ataque aéreo israelí. Se habían trasladado a una casa en el centro de Gaza después de que Israel advirtiera, el 13 de octubre, a los habitantes de la mitad norte de la franja que se marcharan.

A pesar de su inmensa pérdida, siguió informando de lo que ocurría allí como homenaje a su familia, demostrando un profundo compromiso con su trabajo.

Charlie Munger, recientemente fallecido, fue el socio más cercano de Warren Buffett. Se enfrentó a importantes problemas y desgracias personales, incluida la pérdida de su hijo. Sin embargo, pensaba que uno no debe regodearse en la autocompasión y que debe encontrar la manera de seguir adelante.

En general, decía, la envidia, el resentimiento, la venganza y la autocompasión son modos de pensar desastrosos. Su filosofía hace hincapié en el poder de nuestras actitudes para darle sentido a nuestras vidas.

Malala Yousafzai nació en Pakistán el 12 de julio de 1997. Cuando los talibanes tomaron el control del valle de Swat en 2008 y prohibieron que las niñas fueran a la escuela, Malala, con el apoyo de su padre, siguió defendiendo su derecho a recibir una educación. Empezó a escribir un blog anónimo sobre sus experiencias bajo el régimen talibán y su deseo de recibir una educación.

Esto la convirtió en objetivo, y en 2012 los talibanes le dispararon en la cabeza. Tras ese suceso, podría haber llevado una vida sin más complicaciones, pero decidió seguir luchando por la educación de las niñas. Fundó una organización benéfica, el Fondo Malala, que se dedica a ofrecer oportunidades a las niñas que quieren estudiar.

Responsabilidad personal

No tenemos control sobre lo que ocurre ni sobre el comportamiento de los demás. Sin embargo, siempre podemos elegir cómo responder. Es una responsabilidad personal no convertirse en víctima de las circunstancias. Para recuperar el poder, cuando nos sentimos impotentes, debemos ser honestos sobre lo que podemos controlar y cuál es nuestra responsabilidad en lo que está sucediendo.

La gente suele cometer un error llamado el error de atribución fundamental. Atribuyen los comportamientos de los demás a su carácter, mientras que piensan que los suyos son consecuencia de factores externos.

No es más que un prejuicio, pero puede impedirnos evaluar correctamente el impacto de nuestras decisiones y quitarnos libertad para elegir.

Incluso las pequeñas decisiones pueden tener un gran impacto. Ser consciente de ello es el primer paso para mejorar tu autoliderazgo y tu capacidad para liderar a los demás.

Foto de Tara Scahill en Unsplash